¿Cómo se destruyen los residuos electrónicos?

destruccion de residuos electronicos

Todo aquel que vende aparatos electrónicos y eléctricos en la Unión Europea, tiene la obligación de seguir la legislación nacional del país correspondiente, sobre la destrucción segura de residuos electrónicos.

Existen diferentes términos como Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos, RAEE o residuos electrónicos, que son utilizados para describir a aquellos equipos electrónicos que debido a diferentes razones ya no son de utilidad y han quedado inservibles, tanto a nivel empresarial como para un consumidor a nivel particular.

Existen varias tendencias que contribuyen a un aumento creciente de la cantidad de residuos electrónicos. Actualmente es esencial proteger la información confidencial a la vez que se cuida del medio ambiente; de ahí que los desechos electrónicos se han convertido en un problema que no se puede pasar por alto.

Tanto en el hogar como en el trabajo la gran mayoría de las personas poseen más de un dispositivo tecnológico (TIC). Debido a los avances tecnológicos, los ciclos de vida de los teléfonos, ordenadores se han visto reducido por lo que los usuarios reemplazan sus equipos informáticos y dispositivos a un ritmo mucho más rápido. Todo esto hace incrementar la cantidad de residuos electrónicos a nivel mundial.

El material de desecho electrónico no puede tirarse a un vertedero, existen normas y regulaciones que manejan la destrucción segura de tales residuos electrónicos ya que generalmente suelen contener sustancias peligrosas que podrían dañar gravemente el medio ambiente.

Para saber si uno en su vivienda o lugar de trabajo dispone de algún residuo electrónico debe he hacerse las siguientes preguntas:

  • ¿Puede enchufarse el artículo a la toma de corriente o fuente de alimentación?
  • ¿El artículo cuenta con alguna placa de circuito o chip de memoria?
  • ¿Fue utilizado para almacenamiento de información tipo confidencial o personal?

Si alguna de las respuestas ha sido afirmativa, entonces se trata de un residuo electrónico. La gran mayoría de estos elementos y componentes contienen materiales peligrosos, como metales pesados.

Entre los residuos electrónicos más comunes se encuentran:

  • Los dispositivos inteligentes como las tablets, relojes inteligentes, smartphones, altavoces inteligentes, pulseras de actividad, etc.
  • Los dispositivos GPS
  • Equipos de realidad virtual
  • Módems y enrutadores
  • Asistentes virtuales
  • Drones profesionales y personales
  • Ordenadores, monitores, CPUs
  • Cámaras de seguridad
  • Portátiles, fotocopiadoras
  • Reproductores de CD, DVD, y Blu-Ray
  • Impresoras, escáner, máquinas de fax
  • Televisores
  • Cámaras de fotos y vídeo
  • Videoconsolas

Cuando todos estos dispositivos no solo son utilizados a nivel personal sino también a nivel profesional, es fácil que puedan contener datos confidenciales de la empresa o clientes y/o proveedores. De ahí que sea de vital importancia la destrucción de estos dispositivos de manera segura.

Lo más aconsejable es la contratación de servicios profesionales que garanticen su segura y adecuada destrucción además de la total protección de la información confidencial almacenada. De otro modo, si simplemente es llevado a un vertedero de residuos electrónicos, toda la información confidencial que posee podría caer en manos equivocadas.

Además para evitar que la empresa se enfrente a multas y sanciones, debe de cumplir aquellas leyes que rigen la destrucción segura de los residuos electrónicos y protección del medio ambiente.

Los deshechos eléctricos y electrónicos deben de ser depositados en contenedores especiales, que evitan que se mezclen con la basura común.

Eliminar documentos electrónicos

Un documento electrónico es un documento cuyo soporte material es algún tipo de dispositivo electrónico o magnético, y cuyo contenido está codificado a través de algún tipo de código digital, que puede ser leído, reproducido o interpretado mediante el auxilio de detectores de magnetización.

El documento electrónico presenta información elaborada, procesada electrónicamente por procedimientos informáticos, en forma legible por un dispositivo electrónico.

¿Puede eliminarse la destrucción de documentos digitalizados? La respuesta es SI, gracias al desarrollo de software especializado en gestión documental, que permite la destrucción de documentos digitalizados en cualquier empresa.

El software de gestión documental especializado en la destrucción de documentos se ha convertido en la principal alternativa de las empresas para finalizar con la información digitalizada cuando esto ya no sirve.

Son programas creados para la gestión de grandes cantidades de documentos, rastrearlos, almacenarlos y destruirlos de manera electrónica y segura. Entre sus principales funciones destacan:

  • Asegurar la privacidad de los datos de la empresa protegiendo la continuidad del negocio
  • Proteger la confidencialidad de los datos e información almacenada
  • Cumplir con la normativa vigente de protección de datos
  • Controlar la documentación sensible, unificar la gestión de datos

Estos documentos no pueden hacerse públicos, por ello cuando quedan obsoletos deben de ser destruidos de manera especial y segura, incluyendo los certificados necesarios.

La destrucción mecánica por trituración garantiza la imposibilidad de recuperar la información, es decir el 100% de la total destrucción de los datos que contiene todo soporte informático ya sea portátiles, ordenadores, servidores o cualquier otro equipo que pueda almacenar información personal o confidencial.

El formateo del disco duro para el borrado de datos suele ser realizado por personal inexperto, en una labor tan responsable como es el borrado de los datos del formato digital. Suelen formatearse los discos sin conocer que existen programas especializados destinados a la recuperación de todos aquellos datos confidenciales.

Las nuevas tecnologías atraen a nuevos delincuentes, los cuales con los datos que pueden recuperar de los equipos informáticos pueden llegar a suplantar la identidad de la persona, con todos los problemas que esto puede ocasionar.

Es importante que todos los datos de los equipos informáticos que contengan información confidencial de la empresa, así como datos personales sean sometidos a un proceso de destrucción en cumplimiento del Reglamento Unión Europea 2016/679 del Parlamento Europeo y del Consejo de 26 de abril de 2016.

No es preciso almacenar grandes cantidades de datos cuando estos ya no resultan útiles. Deshacerse de ellos con un software de destrucción documental va a permitir evitar errores. Este tipo de solución muy sostenible reduce los gastos en operaciones y tiempo de gestión, es muy versátiles, rentable y segura.

Además el borrado puede ser programado y cumple con el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD).


INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE